Sin categoría

Compartir

Mi cuerpo y yo

Me ha costado, no lo voy a negar, me ha costado y mucho aceptar este cuerpo en el que habito, este cuerpo de ahora….pero si echo la vista atrás pierdo la noción del tiempo y me pierdo entre la bruma de los recuerdos y quiero recordar si en algún momento amé mi cuerpo.
Amo más mi cuerpo ahora que con quince, que con veinte, que con treinta, que con cuarenta…que con…
Ahora que crujen mis rodillas, hay flacidez en mis brazos, ahora que mis manos me recuerdan la verdadera edad a pesar de comprar ropa en las mismas tiendas que mis hijas de treinta años, ahora quiero a este cuerpo….
Me ha costado, no lo voy a negar…me ha costado más de cincuenta años quitarme de encima el bombardeo de pócimas, de aparatos de tortura, de postizos, y de escondites, de promesas falsas, de dejarme engañar un año tras otro por las miserables cremas anticelulíticas…me ha costado muchos años entender mi cuerpo. Si volviera atrás, amaría mis espinillas, amaría el redondeo de mi tripa, amaría la robustez de mis nalgas, amaría mis estrías, y mi piel de naranja.
Me ha costado, no lo voy a negar, pero ahora amo mi cuerpo. Me quiero más que nunca, me gusta pintarme los labios, teñirme el pelo, beber vino, y hacer el amor, desnudarme con la luz encendida, mirarme al espejo y reír…Mi cuerpo y yo hemos hecho las paces.
FundLib

Comentarios