Sin categoría

Compartir

Nuestro tiempo se escapa

¿Sabes las vueltas que podrías haber dado al mundo con el tiempo que le has dedicado a los demás en vez de a ti?
No te sugiero que te vuelvas un ser egoísta, ni mucho menos, solo que es tiempo de pensar también en ti, en tu libertad.
Si la gente hubiera cumplido con su parte del contrato, tú habrías podido dar la vuelta al mundo varias veces.
A las mujeres se nos educa con una carga añadida difícil de despegar: La abnegación (Renuncia voluntaria a los propios deseos, afectos o intereses en beneficio de otras personas.)
La educación recibida tiene mucho que ver con la creencia que la abnegación es un acto voluntario, que somos libres de decidir, pero ya desde pequeñas nos dejaban al cargo de los hermanos pequeños incluso habiendo hermanos varones mayores…y de ahí pasamos a hacer lo que siempre hemos creído correcto: hacerlo todo por y para los demás… caímos en la trampa de la abnegación.
Y mientras creemos que somos dueñas del mundo, organizándolo todo, cuidando a todos, educando a todos… como la super woman que pretendemos ser, el cuentakilómetros sigue girando.
No te sugiero que te vuelvas un ser egoísta, ni mucho menos, solo que es tiempo de ti, de tu libertad.
Amar, cuidar y proteger no debería quitarte tiempo…Amar, cuidar y proteger debe sumar, nunca debe restar.
Si la gente cumpliese la parte de su contrato, nosotras podríamos dar la vuelta al mundo, aunque fuera sentadas en el sofá con los pies en alto.

FundLib

Comentarios